Cada empresa debería tener un CHO – Chief Happiness Officer o Director de Felicidad. Aquí está el porqué.

El título CHO es modelado en todos los otros títulos de Directores Ejecutivos CxO. El CFO es responsable de las Finanzas, COO es el Jefe de Operaciones, etc.. Y una vez que te das cuenta que hoy en día la felicidad del empleado puede ser el factor más importante de éxito para un negocio, se hace imprescindible contar con un Director de Felicidad, quien es el conductor principal para hacer y mantener un lugar de trabajo feliz.

Cada vez hay más CHOs, lo que es genial porque este es uno de los papeles más importantes en la empresa. No siempre deben ser llamados Chief Happiness Officers – puede ser el Gerente de RRHH, puede ser el CEO, incluso puede ser cualquier empleado. Lo importante es que es una persona que se ve como responsable de hacer y mantener contentos a los miembros de la organización.

¿Por qué nombrar CHOs en las empresas? Por una sencilla razón: porque se están dando cuenta que las empresas que son felices ganan más dinero.

Los estudios demuestran que los empleados felices son más productivos, más innovadores, están más motivados, más energéticos y más optimistas. También se enferman menos, permanecen más años en la empresa, es decir disminuyen la rotación y sus consiguientes costos y hacen que los clientes sean más leales. Por esas razones (y muchas otras) es que las empresas felices ganan más dinero.

Además, las compañías están notando que hay una dimensión ética en la ejecución de un trabajo, y que una cultura corporativa que es tóxica y estresante desgasta a los empleados y pueden arruinar sus carreras, su salud y su vida privada. Esto está mal y cada vez más los líderes entienden que un lugar de trabajo debe tener una influencia netamente positiva en la vida de los trabajadores.

Así que ¿qué hace un CHO? El trabajo es inspirador y práctico. En primer lugar, esta persona (por supuesto) debería ser feliz. Debe ser alguien que puede inspirar felicidad en otros por su naturaleza, alguien que es divertido, simpático y tiene cantidad de energía. También debe ser una persona que realmente se preocupa por el bienestar de las personas en el lugar de trabajo.

En segundo lugar, es trabajo del CHO encabezar diversas iniciativas para que la gente sea más feliz en el lugar de trabajo, como celebraciones, capacitaciones, eventos y actividades similares en el lugar de trabajo que ayudan a la gente a hacer un gran trabajo y ver el propósito de lo que hacen.

Lo importante es que los CHO cuenten con el apoyo de la cúpula. Pueden no requerir un gran presupuesto pero si al CEO no le interesa nada acerca de los empleados, todos los esfuerzos de los CHO se desperdiciarán. O peor, puede salir como un cínico intento de mantener a la gente en una cultura tóxica.

Algunas personas odian la idea de un CHO. Y hay algunos escollos. El papel no es ser un payaso corporativo o un ejecutor de la felicidad, constantemente chequeando si todo el mundo es feliz. Eso sería horrible.

Pero tener un gran CHO, una persona en algún lugar de la organización que tiene las habilidades, los conocimientos y la pasión para ayudar a crear un ambiente de trabajo feliz y que cuenta con el apoyo incondicional de la alta dirección tiene perfecto sentido. No sólo harán más felices a los empleados, con seguridad también colaborará en la generación de dinero para la empresa.

Fuentes:

http://positivesharing.com/2015/04/why-every-company-should-have-a-chief-happiness-officer/

 (*)Gerente de Felicidad/Director de Grupo Aukera Consultores – Woohoo Partner Denmark

www.grupoaukera.com

Comment